Conoce al hombre que lo dejó todo por cuidar a 41 gatos abandonados tras el desastre nuclear de Fukushima

In Internacionales

Más de 36.000 personas continúan desplazadas diez años después de la catástrofe nuclear , animales domésticos y ganados quedaron abandonados sin sus dueños.

Publicado: 7 de marzo de 2021 | 13:31 p. m

Muchos japoneses recuerdan aquel fatídico 11 de marzo de 2011: un violento terremoto de magnitud 9 en la escala de Richter sacudió toda la región de Fukushima, provocando que los tres reactores de la central nuclear que estaban funcionando se apagaran automáticamente. El suministro eléctrico comenzó a fallar y pocos minutos después, un enorme tsunami de 14 metros de altura provocado por el mismo terremoto alcanzó la central. El accidente provocó la muerte de casi 16.000 personas y la desaparición de otras 2.500. Las olas gigantes también afectaron a los reactores de la central de Fukushima, lo que provocó la fusión total o parcial de tres de sus reactores y dio pie al mayor desastre nuclear desde Chernobyl en 1986. Las explosiones en la central y el consiguiente polvo radiactivo diseminado por la región forzó la evacuación de cientos de miles de residentes.

Pero no fueron los únicos perjudicados. Para las más de cuatro decenas de gatos abandonados tras el desastre nuclear de hace una década sólo existe una única esperanza para su supervivencia: Sakae Kato, un hombre de 57 años que lo dejó todo y se quedó en la región tras el desastre nuclear para cuidar de todas las mascotas que habían sido abandonadas por sus dueños, las más de 160.000 personas que evacuaron la zona.

Sakae vive en Namie, una de las zonas con acceso restringido de la prefectura de Fukushima, y allí cuida de todos los gatos, perros y animales que se va encontrando; que han sido abandonados a su suerte en estos últimos diez años. Su casa se ha convertido en un refugio improvisado, pero son tantos los animales a su cuidado, que ya ha ocupado otro edificio cercano que había sido abandonado. El japonés vive en una ciudad fantasma, pero a él y a sus animales no les importa.

│Sakae Kato come fideos instantáneos para cenar en su casa.

Las autoridades han intentado sacar al hombre de la zona de cuarentena en varias ocasiones, sin éxito. El japonés no quiere abandonar su hogar, y es feliz con sus animales, a pesar de la peligrosidad y la posible radiación. Su propia casa, que está prácticamente en ruinas y en la que vive sin agua corriente, se encuentra en una zona restringida que todavía está bajo la supervisión de las autoridades, que tratan de descontaminar la región.

Pero a él no le importa. Sakae calcula que gasta unos 7.000 dólares al mes en los animales y sus alimentos; está empleando todo lo que tiene y los recursos a los que tiene acceso en sus animales. Gatos, perros, jabalíes y otros animales duermen a su lado, comen lo que les ofrece y son tratados por él.

│Sakae Kato prepara comida para gatos asilvestrados y abandonados en un granero en una zona restringida en Namie, Fukushima.

En los últimos días, Sakae fue detenido por la Policía, que sospecha que podría haber sido responsables de liberar a unos cuantos jabalíes salvajes de unas trampas. Sin embargo, los animales tienen suerte, porque cuentan con el apoyo de algunos voluntarios hasta que su querido amigo vuelva a casa.

Fuente: La Vanguardia

You may also read!

Arqueólogos en Israel desentierran el único campamento de cruzados conocido hasta hoy

Cruzados acamparon en la zona de Séforis, en la antigua Galilea, antes de la decisiva batalla de Hattin de

Read More...

San Marcos: nuevo examen de admisión será en 4 fechas entre noviembre y diciembre

 La Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) anunció que desarrollará un nuevo examen de admisión presencial en cuatro

Read More...

Ejecutivo presentará demanda de inconstitucionalidad contra cuestión de confianza

El Poder Ejecutivo presentará ante el Tribunal Constitucional una demanda de inconstitucionalidad contra las modificaciones a la cuestión de

Read More...

Mobile Sliding Menu