Miles demandan que muerte de Jimena no quede impune

#Jimena renace. Movilización para condenar el asesinato de menor de 11 años tuvo eco no solo en Lima, sino también en provincias. Premier Mercedes Aráoz recibió entre lágrimas a padres de víctima.

Justicia para las víctimas y pena de muerte para los violadores de menores. Esos fueron los pedidos centrales expresados por las miles de personas que acudieron ayer a la ‘Marcha por la seguridad, justicia y paz para nuestros hijos’, o simplemente marcha #Jimena Renace, como se hizo conocida en redes sociales y que se organizó en memoria de la niña Jimena, la menor ultrajada y asesinada en San Juan de Lurigancho el pasado primero de febrero.

La convocatoria que nació a modo de grito desesperado del padre de Jimena, Jorge Vellaneda, para sentirse respaldado en su afán de lograr justicia, cobró mucha fuerza y se estima que fueron más de cuatro mil personas las que se concentraron ayer en la plaza San Martín y marcharon por las principales calle del Centro de Lima. “No creí que íbamos a tener tanto apoyo”, diría luego el conmovido padre de familia.

Total indignación

El punto de concentración y hora escogida fue la plaza San Martín, a las 5:00 p.m., sin embargo, la marcha por Jimena inició en el propio San Juan de Lurigancho, dos horas antes.

A las 3 de la tarde, familiares, amigos y vecinos del matrimonio Vellaneda Ruiz expresaban su rechazo a los crímenes contra menores que día a día ocurren en el Perú.

Este grupo de manifestantes marchó junto a los padres de Jimena, pero luego subieron a micros y buses que los condujeron hasta el Centro de Lima para ser parte de la gran marcha.

Llamado a autoridades

Pero antes de llegar a la plaza San Martín, Jorge y Diana, padres de Jimena, cumplieron una tarea pendiente: acercarse a las máximas autoridades y hablarles frente a frente.

La primera reunión fue en la sede del Congreso de la República. Allí sostuvieron un diálogo con algunos parlamentarios a quienes les alcanzaron propuestas legislativas para combatir la criminalidad contra los niños y niñas del país.

“Queremos demostrarles a los congresistas que sí se puede combatir la delincuencia si existe voluntad”, expresó Jorge Vellaneda.

Por su parte, Diana Ruiz, muy afligida, pidió a todos los padres de familia cuidar mucho a sus hijos y brindarles todo el amor posible. Luego ambos padres, acompañados de sus otros dos hijos, se dirigieron hasta la sede de Palacio de Gobierno donde dejaron un memorial. Conversar con el presidente Pedro Pablo Kuczynski no fue posible.

El llanto de Meche

A pesar de que esta semana ha sido probablemente la más difícil y espantosa para los Vellaneda Ruiz, si algo ha demostrado esta familia es tenacidad, y por ello, a su salida de Palacio, se dirigieron a la Presidencia del Consejo de Ministros y sostuvieron su última reunión de la tarde. Nadie les iba a quitar la oportunidad de expresar su dolor a quienes toman las decisiones en el país.

“Nunca va a salir, nunca. Vamos a luchar contra ese criminal”, fueron las primeras palabras que Mercedes Aráoz, la jefa del gabinete ministerial, pudo darle a Diana Ruiz al momento de abrazarla, en clara alusión al confeso asesino de Jimana, César Alva Mendoza.

El sentimiento de tristeza fue tal que ambas mujeres, que a la vez son madres, se unieron en un profundo abrazo, sentido y en medio de un mar de lágrimas.

La reunión continuó en privado y al término la premier Aráoz brindó algunas declaraciones.

“Nosotros vamos a apoyar a esta familia para que realmente su caso no quede impune, vamos a estar en contacto para cubrir cualquier necesidad. Ese hombre, ese criminal, tiene que (ir a la cárcel) con la pena máxima, que le apliquen cadena perpetua. Nosotros vamos a apoyar a la familia para que este hombre termine en la cárcel y se pudra allí”, expresó la jefa del gabinete ministerial.

Concluidas las reuniones con las autoridades, la familia se preparó para dirigirse a la plaza San Martín y participar de la marcha.

Todos con Jimena

Quienes estaban concentrados en la plaza lidiaban con la Policía para que la movilización inicie sin problemas.

“No entendemos por qué la Policía no quiere, si esta es una marcha pacífica”, alegaban algunas mujeres. Por su parte, los efectivos respondían que sin el “visto bueno” de los veedores de la Defensoría del Pueblo, no se podía comenzar.

Finalmente, cerca de las 6:00 p.m., la marcha empezó. El público portaba carteles, banderolas, vinchas y globos color rosa. Todos arengaban frases de solidaridad para con Jimena y su familia.

En medio del tumulto, algunos rostros tristes de personas con fotografías en mano destacaban. Eran los familiares de otros menores que se encuentran desaparecidos.

“Mi hija Nicole de la Cruz Carrero está desaparecida desde el 15 de diciembre del año pasado. Ella estudiaba en las tardes en el colegio y ese día no volvió a casa. En la comisaría de San Gabriel de Villa María del Triunfo me dijeron que tenía que esperar 24 horas para que empiecen a buscarla. Ya he recorrido todas las fiscalías a donde los policías me han mandado y no hay respuestas. Recién ayer me han dado este papel de la denuncia”, comentó indignada Vilma Carrero, madre de la menor.

La última información que recibió esta madre fue que a su hija se le vio por última vez con un sujeto, que sería un vecino de la zona, y quien todavía no ha sido investigado.

La marcha avanzó por la avenida Abancay, continuó por la avenida Grau y llegó al frontis del Palacio de Justicia. Luego volvió nuevamente a la plaza San Martín.

Ya por la noche, un estrado algo improvisado se instaló en la plaza y desde allí los padres de Jimena agradecieron a todos los asistentes por el apoyo, a los de la plaza San Martín y a los de Ica, Arequipa, Trujillo, Huancayo y Pucallpa, que también marcharon en sus ciudades.

Llegan los nuevos policías a Canto Rey

La comisaría de Canto Rey ya cuenta con nuevo personal policial. Ayer se instaló el contigente de efectivos que, en adelante, se encargará de la seguridad en este sector de San Juan de Lurigancho. Como se recuerda, en la víspera la Policía ordenó separar a los 150 agentes de dicha delegación, además del comisario Carlos Chávez Bravo y el capitán Pierre Alvarado Pariño. El general Gustavo Hananel, inspector de la Policía Nacional, informó que los mencionados agentes no cumplieron sus protocolos. “Existen indicios de presunta comisión de infracciones administrativas. Se sancionará a los que resulten responsables”, declaró.

Fuente: La República / Maricarmen Chinchay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *